miércoles, 21 de enero de 2009

SAN MÁXIMO EL CONFESOR


San Máximo nació en Constantinopla en una noble familia y recibió una muy buena educación. Él se encontraba entre los consejeros del emperador Heraclio (años 610-641). Viendo la difusión de la herejía de los monofisistas (los monofisistas negaban la naturaleza humana de Jesús Cristo, con que disminuían el significado de sus sufrimientos en la Cruz), que contagió al mismo emperador, dejó su palacio e ingresó en el monasterio de Pantocrator. Después San Máximo fue el abad de este monasterio. Es uno de los grandes teólogos, un profundo pensador de su tiempo y un riguroso defensor de la Ortodoxia.
Máximo demostraba con gran éxito lo erróneo de la herejía monofisista. Los monofisistas se equivocaban pensando que la naturaleza humana de Jesuscristo fue absorbida y destruida por la naturaleza Divina. Por eso, Máximo, fue muchas veces objeto de persecuciones por parte de los enemigos de la Iglesia. Los argumentos de San Máximo a favor de la Ortodoxia fueron tan concluyentes que después de un debate público con el patriarca monofisista de Constantinopla, llamado Pirro, renunció a la herejía en el año 645. Varias veces fue deportado y nuevamente llamado a Constantinopla. Muchas veces las exhortaciones y las promesas de los herejes se convertían en amenazas, vejaciones y golpizas al San Máximo. Pero él permanecía firme en sus convicciones religiosas. Por último le cortaron el brazo derecho y la lengua para que él ni con la palabra ni por escrito pudiera proclamar y defender la verdad. Luego lo enviaron en reclusión al Cáucaso en Lasov (una región en Mingrelia). Ahí San Máximo falleció el 13 de agosto del año 662, sabiendo de antemano el día de su muerte.
San Máximo escribió muchas obras teológicas en defensa de la Ortodoxia. Especialmente representan un gran valor sus prédicas sobre la vida espiritual y contemplativa, algunas de las cuales entraron en una colección de sermones de los Santos Padres sobre la vida de los ascetas. En estas devotas prédicas se revela la profundidad espiritual y la agudez del pensamiento de San Máximo. También llegó a nosotros su explicación de la Liturgia, que tiene un gran significado teológico. Sus Centurias y otras obras como el comentario al Padrenuestro están el volumen segundo de la Filocalia de San Nicodemo Hagiorita.
P.Nicolás Vera