sábado, 10 de abril de 2010

Deseo...



¿Sabes qué es el "deseo"? Es preciso recordar que somos lo que deseamos... Pero el deseo "escondido" y profundo está en ese "secreto" del Padre que, habitualmente hemos de considerar. Hay una relación fecunda entre el deseo y el silencio, entre el deseo y la soledad, entre el deseo y la libertad...
Desea a Dios. Es verdad que el Señor ya se ha dado. Es verdad que el Espíritu ha venido a nuestros corazones y que allí hallamos siempre a Dios. Pero esta peregrinación se alimenta del deseo y hemos de desearlo cada vez más.

Alberto E. Justo