viernes, 24 de junio de 2011

PREMIO


La intención profunda carece de premios. Ella arriba a su destino por una gracia que no probaremos como satisfacción por nuestra parte. Es posible que en el desierto padezcamos la sed y no logremos darnos cuenta que estamos cara al cielo...

Alberto E. Justo

1 comentario:

Doble G dijo...

me encanta... excelente mensaje