sábado, 27 de junio de 2009

APOTEGMA


Abba Marcos preguntó a abba Arsenio:" ¿Con que fin nos abandonas?" El anciano le dijo:" Bien sabe Dios que os amo, pero no puedo estar con Dios y con los hombres. Las miríadas de esferas celestes únicamente tienen una voluntad, mientras que los hombres tienen muchas. Por tanto, no puedo abandonar a Dios por estar con los hombres".

(Alf, Arsenio 13)