viernes, 5 de junio de 2009

Ven Espíritu Santo y permanece en nosotros


Icono Pentecostés

Contaquio I

Venid fieles a celebrar el descenso del Espíritu Santo que el Padre derrama sobre los Apóstoles. Él cubre toda la tierra con el conocimiento de Dios haciéndonos dignos de la vida de la gracia y de la gloria del cielo. Él es el que nos santifica y nos permite exclamar:

Ven Espíritu Santo y permanece en nosotros

Icos I

Los coros de los ángeles cantan incesantemente en el cielo la gloria del Espíritu Santo, fuente de vida y luz intangible. Glorificamos con ellos al Espíritu de bondad por todos sus beneficios manifiestos u ocultos, y humildemente le suplicamos diciendo:
Ven, luz verdadera y alegría del alma.
Ven, nube de rocío y belleza indescriptible.
Ven y acepta esta ofrenda que se eleva a ti como el incienso.
Ven, Espíritu de verdad al que el mundo no puede recibir.
Ven, y haznos disfrutar con la felicidad de tu efusión.
Ven, y alégranos con la abundancia de tus dones.
Ven, y establece tu morada entre nosotros.

Ven Espíritu Santo y permanece en nosotros