sábado, 7 de noviembre de 2009

Admitir al pobre


Nuestro Señor se complació en asumir el aspecto de cualquier pobre, y se comparó a sí mismo con cualquier pobre, a fin de ninguno de los que creen en él, se juzge superior a su hermano sino que viendo al Señor en este hermano, se considere menos que él y mucho peor que el hermano, por lo mismo que es mucho menos que su Creador, y es menester que admita al pobre y lo honre, y que esté dispuesto a socorrerle, tal como Nuestro Señor Jesucristo derramó su sangre para nuestra salvación.

Simeón el Nuevo Teólogo