sábado, 31 de julio de 2010

LOS JURODIVYIE O LOS LOCOS POR CRISTO




"Hemos venido a ser necios por amor de Cristo"
1Cor 4.10

A finales del siglo XVII, aparecen en escena estos defensores de la libertad interior, en Rusia los llamaron jurodivyie, pero muy pronto se dejó de aplicarles el término en sentido peyorativo constituyendo de algún modo una especie de santos.
La Enciclopedia rusa define esta manera de vivir como la de aquellos que impulsados por el amor a Dios y al prójimo, adoptan esta forma ascética de piedad cristiana que es llamada locura por amor a Cristo. Los que la practican renuncian voluntariamente no solo a cualquier clase de bienes o riquezas, sino tanto a la vida familiar como comunitaria. Aceptan que se les considere como locos, no sujetándose a ninguna norma de convivencia y llegando a realizar acciones que escandalizan a la gente "normal".
Estos ascetas no temen decir siempre la verdad a los poderosos y acusarles de sus pecados públicamente, y por el contrario, consolar a todo aquel que fundase su vida en el temor de Dios.
Las palabras del Apostol: "Hemos venido a ser necios por el amor de Cristo" sirvieron de fundamento y justificación para este género de vida. Un tropario en honor de los jurodivyie dice: "Después de escuchar las palabras del Apostol, tu siervo N. se hizo loco para el mundo".
Pero la apariencia exterior de locura no es lo más importante en estas personas sino su deseo ardiente de libertad de espíritu. Un corazón puro no tendría necesidad de ley escrita alguna y esto se comprende, pese al peligro de las desviaciones, en una sociedad muchas veces injusta. Cuando un jurodivyie escupía al paso de un respetable burgués yse inclinaba al de un bribón camino de la horca, no podía expresar de modo más expectacular su opinión.
Estos locos por Cristo denunciaban sin piedad todas las hipocresías de la gente considerada "honesta" y bien apreciada y considerada por todos, y de esta forma, quería recordarles que el ideal de las personas verdaderamente espirituales es la actitud de desprecio ante todo aquello que el mundo busca ansiosamente y estima por encima de todo. Ellos, cuya vida consistía en seguir la voz interior, rechazaban cualquier otra instrucción. Y para demostrar que éste era el camino acertado, afirmaban que Dios premiaba esta actitud de renuncia a la "sabiduria del mundo" con la recompensa de una ciencia superior que El infundía en el corazón. De ahí provenía la gran popularidad que gozaban entre el pueblo sencillo y el temor que infundían los poderosos. Cuentan que Iván el Terrible hizo estrangular7al metropolita por haberle hablado con dureza, pero, luego de haber sido amonestado por un jurodivyi murmuró: "Ruega por mí".
Por último, la locura fingida es un método muy efectivo para preservar la soledad aún en medio de la muchedumbre, pronunciando palabras incoerentes a las personas que vienen de visita y consiguiendo que dejen a uno de molestarle en la oración...
Podemos decir, en conclusión, que en estos "locos por Cristo" encontramos rasgos de ascética cristiana, aunque es dificil hacer una valoración pues los relatos y leyendas aportan pocos datos históricos. En base a los datos poseémos, parece que la santidad se encuentra oscurecida por la falta de discreción. San Basilio nos pone en guardia en su Regla cuando nos advierte de los peligros de adoptar una vida cuando menos "singular".