domingo, 28 de diciembre de 2008

Homilía de la Natividad de San Juan Crisóstomo




¡Me sorprende un nuevo y maravilloso misterio!Mis oídos resuenan ante el himno de los pastores, que no entonan una melodía suave sino un himno celestial ensordecedor.¡Los ángeles cantan!¡Los Arcángeles unen sus voces en armonía!¡Los Querubines entonan sus alabanzas llenas de gozo!¡Los Serafines exaltan Su gloria!Todos se unen para alabar en esta santa festividad, sorprendiéndose ante el mismo Dios aquí… en la tierra y el hombre en el cielo. Aquel que está arriba, por nuestra salvación reposa aquí abajo; y nosotros, que estábamos abajo somos exaltados por la divina misericordia.Hoy Belén se asemeja a los cielos, escuchando desde las estrellas el canto de las voces angélicas y, en lugar del sol, presencia la aparición del Sol de la Justicia. No pregunteis como es esto, porque donde Dios desea, el orden de la naturaleza es cambiado. Porque Él quiso, tuvo el poder para descender. Él salvó. Todo se movió en obediencia a Dios.Hoy, Aquel que es, nace. Y Aquel que es, se convierte en lo que no era. Porque cuando era Dios, se hizo hombre sin dejar de ser Dios.Y así los reyes llegaron, viendo al Rey celestial que vino a la tierra, sin traer ángeles, ni arcángeles, ni tronos, ni dominaciones, ni poderes, ni principados, sino iniciando un nuevo y solitario camino desde un seno virginal. Y sin embargo no olvidó a sus ángeles, no los privó de su cuidado, porque por su Encarnación no ha dejado de ser Dios.Y, mirad: los Reyes han llegado, para servir al Jefe de los ejércitos celestiales; las mujeres vienen a adorarlo, pues ha nacido de una mujer, para que cambie las penas del alumbramiento en gozo; las vírgenes, al hijo de la Virgen…Los niños vienen a adorarlo pues se hizo niño, porque de la boca de los niños sacará su alabanza; los niños, al niño que levantó mártires por la matanza de Herodes;Los hombres a Aquel que se hace hombre para curar las miserias de sus siervos.Los pastores, al Buen Pastor que da la vida por sus ovejas; los sacerdotes, a Aquel que se hace Sumo Sacerdote según el orden de Melquisedec.Los siervos, a Aquél que tomó la forma de siervo, para bendecir nuestro servicio con la recompensa de la libertad (Fil 2:7);Los pescadores, al Pescador de la humanidad;Los publicanos, a Aquél que estando entre ellos los nombró evangelistas;Las mujeres pecadoras a Aquél que entregó sus pies a las lágrimas de la mujer arrepentida, y para que pueda abrazarlos también yo; todos los pecadores han venido, para poder ver al Cordero de Dios que carga con los pecados del mundo.Por eso todos se regocijan, y yo también deseo regocijarme. Deseo participar de esta danza y de este coro, para celebrar esta fiesta. Pero tomo mi lugar, no tocando el arpa ni llevando una antorcha, sino abrazando la cuna de Cristo.¡Porque ésta es mi esperanza!¡Ésta es mi vida!¡Ésta es mi salvación!¡Éste es mi canto, mi arpa! Y trayéndola en mis brazos, vengo ante vosotros habiendo recibido el poder y el don de la palabra, y con los ángeles y los pastores canto:¡Gloria a Dios en las alturas y paz en la tierra a los hombres de buena voluntad!