sábado, 19 de septiembre de 2009

APOTEGMAS


Una vez abba Longino interrogó a abba Lucio sobre tres pensamientos. Dijo: "Quiero volverme extranjero". El anciano le respondió: "Si no sabes contener la lengua, no serás extranjero a donde quiera que vayas. Contén la lengua y serás extranjero". Le dijo todavía: "Quiero ayunar". El anciano le respondió:"Dice el profeta Isaías: Aun cuando dobles tu cuello como un anillo y un junco, ni siquiera eso será llamado ayuno agradable. Domina más bien tus malos pensamientos".Le dijo por tercera vez: "Quiero huir de los hombres". Le respondió el anciano:"Si antes no consigues vivir con los hombres, no podrás ni siquiera vivir en la soledad". (Alf, Longino 1)

2 comentarios:

ErmitañoUrbano dijo...

Loelicito por los Apotegmas. Bendiciones

Unsui dijo...

Cierto, si no sabes vivir entre los hombres, no puedes ser ermitaño