domingo, 4 de octubre de 2009

Amma Teodora


Amma Teodora un día explicó a un monje que quería marcharse del monasterio para no tener que pasar por tentaciones, que en una ocasión un monje cogió le sandalias para marcharse, y vio al demonio que haciendo lo mismo le decía: "No te marches por mí, porque allí donde tú vayas yo te precederé".

Ammas del desierto

6 comentarios:

Unsui dijo...

Supongo que es así. En estos tiempos, no hay a donde ir, por otro lado. El monasterio es el sitio donde uno está.

Hieromonje Macario dijo...

La ermita interior... tal vez.

Dichosa Ventura dijo...

Creo que es ciertamente la ermita interior el lugar de refugio y descanso. San Juan de la Cruz dice en su Cántico Espiritual que el alma unida a Dios esta protegida como una cueva con leones a la puerta. Una cueva de leones enlazados, donde las tentaciones permanecen a la puerta.

Unsui dijo...

la verdad es que no puedo aspirar a vivir mas que en la ermita interior. En esa ermita uno puede orar sin cesar, sin importar lo que suceda.

Hieromonje Macario dijo...

Así es. En comunión de oraciones.
macarie.

ver con los ojos del corazon dijo...

Bueno...Hermanos...cierto todo. pero en el camino hacia esa Ermita interna...ese demonio aparece para impedirnos la entrada... y una vez en ella...llama a la puerta hasta que EL ESPIRITU SANTO le hecha de una vez...

PERMANECER...como ELIAS en la cueva... a eso me remito.

Un Abrazo a todos!