lunes, 24 de noviembre de 2008

APOTEGMA






Uno de los hermanos había pecado, y el sacerdote le mandó que abandonase la comunidad. Entonces el santo abad Besarión se levantó y salió con él, diciendo: ¡Yo también soy un pecador!.