viernes, 21 de noviembre de 2008

COMPASION


Para conmoverse por los sufrimientos ajenos, es necesario triunfar sobre el amor propio y mandar sobre uno mismo. El corazón que tiene piedad y comprende la debilidad, encuentra la verdadera paz.