jueves, 26 de marzo de 2009

Padre nuestro




"Resulta extraodinario que nuestro Señor nos enseñe a llamar a Dios no solo "Padre", sino "Padre nuestro", y no "Padre mío". Así nos desvía de una relación egoísta con Dios. Existe Dios y nosotros, no Dios y yo. Así nuestro corazón se abre a nuestros prójimos, que son por naturaleza hermanos a causa de nuestra procedencia común de Dios Padre."




La Oración del Señor, Archimandrita Georgios, Higúmeno del Santo Monasterio de San Gregorio, Santa Montaña de Athos.